La terrible carta de admisión de la Barkley Marathon.



A primeros del mes de abril se disputará una nueva edición de la infernal Barkley Marathons. Gracias a Gary Robbins, que la ha publicado en su blog, hemos podido conocer la carta que reciben los elegidos para participar en ella, compartida por Abel Recknold.

Compartimos con todos vosotros esta carta y, esta vez, os pedimos vuestra opinión sobre si, después de leerla, os presentaríais en Tennesse para participar en la Barkley.


Es mi desafortunado deber informarle que su nombre ha sido seleccionado para la Barkley Marathon 2016, que tendrá lugar entre el 2 y 4 de abril de 2016 en el estado de Tennessee, EE.UU.


Prevea que será un período prolongado de sufrimiento indecible, al final del cual en última instancia es probable que sólo encuentre fracaso y la humillación. Puede que escapae sin incurrir en daños físicos permanentes y cicatrices psicológicas, que le atormentarán el resto de su vida. 

Usted puede, si así lo desea, pasar los meses intermedios entre ahora y abril en un vano intento de realizar el entrenamiento suficiente. Sin embargo, probablemente sería mejor pasar este tiempo poniendo sus asuntos en orden, actualizar sus últimas voluntades, visitar a los amigos y parientes y atar todos los cabos sueltos. 

En caso de que la condición mental que le hizo inscribirse a la Barkley Marathon mejorara, es posible que aún pueda escapar simplemente contestándome y pidiendo que su plaza pase a algún otro tonto desafortunado. Hay muchos otros tontos que tienen la falsa ilusión de querer participar.

En caso contrario, responderá con un reconocimiento de que en verdad desea participar. Este es el medio a través del cual pasaré toda la información relacionada con la carrera. Por favor, no preste ninguna atención a informaciones de cualquier persona que no sea yo en esta lista, ya que los participantes de pasadas ediciones pueden estar mentalmente dañados a causa de su intento de finalizar la carrera. Sus opiniones no son fiables. 

Con el fin de proteger su privacidad, no anunciará su admisión a la carrera en cualquier foro público. De esta manera, si se retira, nadie lo sabrá. Sin embargo, si desea hacer alguna declaración pública sobre su admisión en la carrera esa es su elección. Si le dice al mundo que va a correr, no se sorprenda de encontrar sus herederos solicitando que les favorezca en su testamento y haciéndole preguntas acerca de la ubicación de sus objetos de valor. 

Tu Dios irá contigo.

Lazarus






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada